24 de octubre de 2012

Uncategorized
 Los males que me acompañaban me siguen persiguiendo allá donde vaya, el mal no está en el exterior, no es ajeno a mi ser, soy yo la que incumple y deshace todo lo que se propone, a veces creo, o me parece vislumbra un matiz de cordura, que todo se arreglará y voy a cambiar, pero la incapacidad de mantener mi palabra me obliga a estar insatisfecha con mis hechos.

Un comentario en “24 de octubre de 2012

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.