18 de noviembre de 2013

Uncategorized
Me siento superada, ha sido como meterte en un túnel del tiempo donde lo malo había desaparecido y todo estaba hecho de buenos y alegres recuerdos, todo lo maravilloso que construimos y descubrimos entonces, aparece justo ahora cuando más lo necesito, se hace eco para asistirme en este arduo viaje que sólo acaba de empezar. Como una estrella polar, seguiré vuestros recuerdos para encontrarme, como hacía nuestro ángel Michael.
La vida en general no nos ha tratado mal, pero aquello supuso empezar a caminar poniendo el listón muy alto, cualquier cosa a partir de ese momento, y lo teníamos todo por hacer, se pondría al lado para compararse y ponerse a juicio, casi nada, en todo este tiempo, ha superado aquello que hicimos, aquello que compartimos, cosas pequeñas e intensas que nos enseñaban todo lo maravillosa que podía ser la vida.
Amé, subí montañas, planté árboles, reí a carcajadas, y aprendí a vivir sin aquello. Se desvaneció. Hoy quiero saber como se definió, como se elaboró, como hicieron Chus y Víctor para poder cumplir ese sueño de todos.
He hecho muchas cosas mal en este tiempo, me olvidé de mirar alrededor y miré demasiado para adentro, traté de ser feliz e hice daño en el intento, ahora me siento perdida, como esta sociedad, falta de valores.
Quiero parar, como ayer mismo me decía Michael: “It’s time to stop and to think what I want, what I really need”.
Ahí voy, a parar y a pensar que quiero de mi, qué es lo que necesito y dónde. Tened la certeza de que en cualquiera de esas decisiones, vosotros estaréis presentes para determinarlas, gracias por la ayuda pequeños, os quiero.