2 de septiembre de 2013

Uncategorized
Vuelve todo a colocarse donde no debe, los días hermosos de los almuerzos con jínjoles han dado paso a tristes paseos con olor a pis. A lo largo de todos estos años ha habido pocas veces que ir a trabajar o a estudiar fuese un suplicio, una penitencia, era señal de que algo no funcionaba. Y es lo que está ocurriendo. Este lugar me consume, debo encontrar un nuevo lugar donde pueda ser feliz profesionalmente.

3 comentarios en “2 de septiembre de 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.