09 de octubre de 2012

Uncategorized
Ayer fue mi primer día trabajando en el taller, y fue maravilloso. Me sentí completa y realizada, era como si todo este tiempo, todo, me hubiese estado llevando hacia ese preciso intante en el que me volvía a encontrar la materia.
Tengo un poco de miedo porque no se si lo que puedo llegar a hacer va a valer la pena, si el resultado final va a tener movimiento y cabida. Pero bueno, como siempre digo, mientras camino hago, así que lo seguiré intentando mientras pueda.
Los hombres de traje tuneados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.